Carta del Presidente

Temporada de Picasso en Normandía

MUSÉE DES BEAUX-ARTS DE ROUEN / MUSÉE LE SECQ DES TOURNELLES / MUSÉE DE LA CERAMIQUE | Rouen

Entre 1930 y 1935 Picasso vivió y trabajó en Normandía, en su castillo de Boisgeloup, cerca de Gisors. Hasta 2017 no se había dedicado ninguna exposición a este intenso periodo creativo en el que Picasso practicó especialmente la escultura, pero también la pintura y el grabado, y Normandía nunca había acogido una muestra significativa dedicada al autor malagueño.

Para llenar ambos vacíos se llevaron a cabo tres exposiciones simultáneas con el apoyo de Sanef que reunían cerca de doscientas obras y documentos procedentes del Musée des Beaux-Arts de Rouen, el Musée Le Secq des Tournelles y el Musée de la Ceramique con obras de Picasso procedentes del Musée National Picasso-Paris, el Centro Georges Pompidou, el Musée National d’Art Moderne, el Musée Picasso Antibes, la Fundación Almine y Bernard para el Arte, la Picasso Administration, el Kunstmuseum Pablo Picasso Münster y de numerosas colecciones privadas.

Las exposiciones fueron una invitación a descubrir las múltiples facetas de un genio en perpetua metamorfosis, pero también una guía para comprender la relación de Picasso con las artes aplicadas.

En el Musée des Beaux-Arts de Rouen acogía la exposición “Boisgelup, el taller normando de Picasso”. La muestra se completaba con la apertura al público por primera vez del Château de Boisgeloup, casa y el estudio de Picasso en Normandía adquirida por el artista en 1930 donde organizó su primer taller de escultura.

La exposición “González / Picasso: una amistad de hierro” en el Musée Secq des Torunelles recorría la decisiva amistad y el intercambio estético de Picasso con el artista español Julio González, el primer escultor que consideró el hierro como un material del arte moderno. La muestra, con préstamos del Musée National d’Art Moderne, formaba parte de los eventos organizados con motivo del 40º aniversario del Centro George Pompidou.

“Picasso: esculturas de cerámica”, organizada en el Musée de la Céramique de Rouen, mostraba la invención sin límites de Picasso aplicada a una de las técnicas más antiguas de la humanidad. La exposición subrayaba la dimensión escultórica de la producción de PIcasso y destacaba sus deslumbrantes innovaciones.